El taller

La justa fama de los talleres de José Navas Parejo se debe al inmenso volumen de obras que trabajaban y a la diversidad de tareas que en ellos se realizaban: escultura en piedra, en madera y en bronce religiosa, civil y funeraria, orfebrería, policromía, retablos, andas y demás complementos de imaginería; en este sentido se trata de un taller eminentemente barroco en su concepto.

Se trata del taller más grande de Granada y uno de los más importantes de España en su época. En 1919 poseía más de cien obreros. Según nos dice un periódico del momento: "el taller, en perfecta organización, ejecuta en mármol, bronce, madera y metales los modelos creados por la inspiración del insigne artista granadino, utilizando para ello, no sólo la habilidad y el buen gusto, sino también los adelantos de la mecánica, que aceleran y perfeccionan la ejecución."

Dado su volumen, sus métodos de producción son industriales, aunque las técnicas empleadas mezclan las tradicionales con las modernas.

cincelando_bustos.jpg

El Taller de Álvaro de Bazán, 9 y 11

y Sala de Exposiciones en Gran Vía, 27

Publicidad-en-Granada-Grafica-Año-XI-192

"Desde ayer quedó abierto al público, en los bajos de la casa Gran Vía, 27, y frente al cine Olympia, por la de Álvaro de Bazán, un hermoso local decorado y amueblado a estilo renacimiento, con lujo y esmerado gusto artístico, por la Sociedad Mercantil Anónima “Talleres Navas Parejo” y dedicado por ésta a venta y exposición de los objetos fabricados en sus talleres."

El Defensor de Granada. 21 de abril de 1931

Con el apoyo noble y desinteresado que en el filántropo Don Manuel García halló para la instalación de su estudio, Navas Parejo consigue comprar en 1925 un edificio en la calle Álvaro de Bazán, para cuya fachada diseña una perfecta carta de presentación. Los rosetones, que aún hoy se conservan en la parte central, representan un Corazón de Jesús, logo de su empresa, y un relieve de San Agustín, patrón de la Iglesia de la calle Elvira que le hiciera numerosos encargos, entre ellos sus primeros trabajos importantes y de la cual era Hermano Terciario.

Más tarde, en 1931 entra en sociedad con Luis López Zayas y fundan la empresa "Talleres Navas Parejo S.A.", gracias a lo cual amplía su negocio y abre, en el local cercano de Gran Vía número 27, una Sala de Exposiciones "donde constantemente puede hallar el comprador de buen gusto verdaderas maravillas en esculturas en madera, mármol y similares de traza original o reproduciendo las más famosas obras de los viejos maestros" y en la que poder mostrar sus numerosas obras realizadas, ya que el taller era visitado constantemente por compradores, curiosos y otras personalidades como alcaldes, arzobispos, marqueses y duques, etc. 

En-el-taller_edited.jpg

Capitaneado por el maestro, sus hijos en edad laboral secundan la continuidad de las distintas disciplinas artísticas que forman la empresa: José, escultura; Emilio, relaciones públicas; Enrique, proyectos y orfebrería; y, Luis, dorado y policromía.

En el centro de esta imagen de 1930, podemos ver a uno de sus hijos, Luis, trabajando en el taller de su padre con tan sólo 12 años.

A la derecha de la foto encontramos al encargado del taller, Emilio Moral y a Antonio Cano Correa, que también realizaba funciones de escultura y policromía.

Tarjeta-Luis.jpg

Folleto publicitario y Tarjeta de visita de Luis Navas-Parejo Jiménez, hijo del escultor José Navas-Parejo Pérez.

Tras el fallecimiento de su padre, Luis se dedicó mayormente a la restauración y policromía de imágenes religiosas.

Fotos: Archivos de Pilar Cánovas, viuda de Luis Navas-Parejo.

La familia en el taller

Historia de una fotografía

Pepe Navas estuvo siempre muy unido a su familia.Uno de los integrantes de su taller fue su primo Pepe Navarro Parejo, unos 13 años más joven que él,  que trabajaba como escultor-decorador. Más tarde montaría su propio taller de escultura en la calle Monjas del Carmen de Almería y trabajaría como profesor en la Escuela de Artes y Oficios de esa ciudad.

"Mi abuelo contaba que aprendió mucho de él. Los dos estuvieron vinculados a La Escuela de Artes y Oficios de Granada y tuvieron también como maestro a D. Manuel Garnelo y Alda, que fue profesor de carpintería artística y después Director de esa Escuela." Pedro Castañeda Navarro, nieto de Pepe Navarro.

"José Navarro estuvo muy vinculado a proyectos granadinos: hizo el barro del Águila y los dos amorcillos que coronaban el antiguo Banco Central en la Gran Vía y suya fue la decoración exterior del antiguo Gobierno Civil, también de la Gran Vía." Su nieto, Pedro Castañeda Navarro, nos cuenta que también ayudó a José Navas Parejo en la escultura de la Virgen de Ándujar, después de la Guerra Civil.

Esta fotografía fue tomada para celebrar el día de San José, pues eran varios "Pepes" los integrantes del taller. En la parte central de la imagen vemos a José Navas Parejo con una gorra y el segundo hacia la izquierda es José Navarro.

Fotografía propiedad de Pedro Castañeda Navarro.

Celebración de amigos y escultores granadinos en la Alhambra. Ambos primos pertenecían al Centro Artístico y Literario de Granada.

Fotografía facilitada por Pedro Castañeda Navarro.